¿SABÉIS QUE HUBO UN VERDADERO JUEGO DE TRONOS EN SAN JUAN DE GAZTELUGATXE?

Pues sí, tenemos algo parecido a una batalla épica que podría haber constituido un episodio más en la famosa serie estadounidense. No teníamos dragones pero sí caballeros medievales, reyertas, venganzas, asedios, luchas...

Os pongo en antecedentes:
En primer lugar, nos tenemos que situar en el verano del año 1334, y en segundo lugar, nos tenemos que poner en la piel de ... el señor Juan Núñez de Lara, casado con María Díaz de Haro, legítima heredera del Señorío de Vizcaya. El señor Juan Núñez estaba cansado de las intromisiones del rey castellano Alfonso XI, e inicia los preparativos para la guerra, guarneciendo y abasteciendo algunos de sus castillos, entre ellos el de San Juan de Gaztelugatxe.
Tened en cuenta que la existencia de un edificio defensivo en la cima del Peñón de San Juan de Gaztelugatze, estaba ya documentado desde las primeras informaciones que tenemos de este lugar en el siglo XI (1053). Así, en dicho documento aparece como ‘Sancti Johannis de Castiello’.

Sigamos con la historia... El rey castellano se entera de los preparativos de Juan Núñez de Lara y decide trasladarse desde Sevilla a Bizkaia, ya que se creía también señor de ese territorio. Cuando llegó a Bermeo, se encontró que Juan Núñez de Lara se había atrincherado en el peñón de Gaztelugatxe con otros nobles vizcaínos, entre ellos los bermeanos Juan de Mendoza y Martin de Arostegi. Entonces, el rey castellano decide desplazarse con sus tropas y materiales (carromatos, armas mayores de guerra como catapultas, balistas, etc.) desde Bermeo a Gaztelugatxe, subiendo hasta el alto de Burgoa y bajando hasta San Pelayo.

Aquí es donde comienza la épica. El rey castellano llegó a las cercanías del peñón en junio de 1334 y allí situó las catapultas y ballestas que podían lanzar proyectiles o balas de hierro y de piedra a más de 400 m. de distancia. Posiblemente situó todo este arsenal en las estribanías del actual restaurante Eneperi, ya que desde allí la posición era la idónea para atacar.
Y ya os podéis imaginar el enfrentamiento, los unos desde arriba y los otros desde abajo arrojándose todo tipo de proyectiles. El asedio y las continuas escaramuzas duraron mes y medio. 
A principios del mes de julio, el rey Alfonso XI, viendo la dificultad orográfica, y la energía de los combatientes vizcaínos, decidió retirarse, dejando una buena parte de sus tropas guardando la entrada al islote. ¿Os imagináis el valor de estos caballeros atrincherados en lo alto de San Juan aguantando durante casi dos meses las embestidas de todo un ejército real?

Finalmente, a finales julio de 1334, el señor Juan Núñez se dio cuenta de que sería muy difícil ganar aquella batalla, ya que como os podéis imaginar los asedios casi siempre se ganan por falta de alimentos y por el comienzo de las enfermedades. Además, a esta situación límite se suma el hecho de que ya había perdido más castillos en su cruzada contra el rey castellano, por lo que a finales de julio de 1334, y una vez que el rey Alfonso XI hubo retirado su armamento de guerra de la entrada al peñón, se retiró y lo reconoció con legítimo rey. Posteriormente, este rey obigaría al Consejo de Gernika a que lo aceptase como legítimo señor de Bizkaia.

Como curiosidad os diré que los proyectiles más comunes eran las bolas de piedra, denominados ‘bolaños’; y como sabéis al lado del cabo Matxitxako tenemos un lugar que se denomina ‘Harri Bolas/Arribolak’ y que está formado por ‘bolas de piedra’, muchas de las cuales quién no nos dice que pudieron haber servido de proyectiles en este episodio bélico.

Otro dato más para vuestra curiosidad. En la zona de Urizarreta (zona de los parkings de Eneperi) se conserva todavía el topónimo ‘kastíllue’, desde aquí la vista sobre San Juan es maravillosa y desde esta privilegiada posición, se domina totalmente la posición de ataque. ¿Quién no nos dice, atendiendo a la existencia de este topónimo, que no sea este el lugar que eligió el rey castellano para su ataque sobre los nobles vizcaínos atrincherados en lo alto del peñón?

¡Ah! por cierto, la historia que os acabo de contar nos ha llegado únicamente a través de las crónicas del ganador, el rey castellano, no del perdedor... como casi siempre.

(En las fotos, podéis ver los muros que al parecer se conservan del castillo, que están en el W y en el SW de la plataforma sobre la que se asienta la iglesia (foto de 1974); una foto de Harribolak, y una foto de un ‘Pedrero’ original (artefacto para lanzar piedras) utilizado en el s. XV en el Alcazar de Segovia. Una parte del texto lo he extraído del recomendable libro Historia, Tradiciones y Secretos de San Juan de Gaztelugatx, de Anton Erkoreka)

***Si os ha gustado esta historia os pediría que la compartieseis, así entre todas y todos difundimos la historia de nuestro Bermeo.





Blog honetako argitalpen ezagunak

LA PLATAFORMA 'GAVIOTA': UNA BREVE HISTORIA

¿QUÉ ES EN REALIDAD EL 'CASTILLO ROTO'? MÁS DATOS ...

IZARO FILMS PRESENTA: BERMEO Y LA TORRE WINDSOR