LAS NIÑAS DE LA BALLENA


En numerosas ocasiones he leído la historia sobre la ballena que trajo el dictador Franco a Bermeo y he observado las diferentes fotos que hay del momento y de los días posteriores. Entre todas las instantáneas, siempre ha habido una foto que me ha resultado curiosa y ha llamado esta curiosidad que siempre me acompaña. En dicha foto, aparecen tres niñas alado de la cola de un cachalote en la zona de los carros en el puerto. Sus caras, la situación, las circunstancias..., todo me llamaba la atención. ¿Qué hacen ahí?, ¿Porqué hay una ballena?, ¿Tenéis tres minutos? Veamos.



EL AHAB ESPAÑOL ‘POR LA GRACIA DE DIOS’
El 12 de agosto siempre estará unido en Bermeo al trágico acontecimiento de la Galerna de 1912 y sus dramáticas consecuencias. Ahora bien, otro 12 de agosto, esta vez de 1963, lunes, a media mañana apareció en el puerto de Bermeo el Azor, el yate del dictador. Al contrario de otras veces, en esta ocasión el yate entró a puerto, ya que lo normal era que se quedase en las cercanías de Lamepunte, y que los bermeotarras con sorna cantasen: “tio Patxiko Alfan dau tximinoitxen” (“el tío Patxi se encuentra pescando txipiron frente a Alfa”). Pues bien, en esa ocasión el Azor entró a puerto acompañado del carguero Almanzor, remolcando un cachalote de 11 metros de largo y de unas 40 toneladas de peso. El dictador orgulloso de su captura lo depositó en la zona de los carros del Artza. Pero, ¿porqué eligió Bermeo? Posiblemente por la importancia pesquera del municipio, pero sobretodo porque su salud ya no era la de un mocetón, e intentaba con este tipo de capturas acallar los comentarios y demostrar que todavía tenía una vitalidad incontestable, tratando de emular al famoso capitán Ahab que junto con su arponero Queequog perseguían sin tregua al cachalote blanco (Moby Dick). Nada más lejos de la realidad.
A lo largo de varios veranos desde finales de los 50 hasta mediados de los 60, se dedicó a capturar cetáceos a lo largo de la costa cantábrica, gracias a un cañón noruego profesional para lanzar arpones que le habían instalado en la proa del Azor. En algunos casos no eran suficientes los arponazos, así que recurría a sus disparos de carabina. Lógicamente, cada captura era reproducida en los medios gráficos con toda una serie de crónicas de alabanza, elogio y admiración al dictador.

EL CACHALOTE BERMEANO
Y llegó ese lunes, 12 de agosto de 1963, en el que se presentó el dictador con su captura en el puerto de Bermeo. Entonces la villa era el principal puerto de bajura del Cantábrico, por tanto el destino seleccionado era mediático. Además, muy cercano de Donostia, donde fijaba su residencia veraniega. Como os imagináis, la flota no estaba en puerto sino en plena campaña del bonito, por lo que la llegada del dictador en su yate, y con la escolta del Almanzor que remolcaba al cachalote, generó una sorpresa mayúscula entre la población. Al gran cachalote lo dejaron ‘tirado’ en la zona de los carros en el puerto, y una empresa local se ‘ofreció’ para despiezarlo pero carecía de las herramientas necesarias para realizar este trabajo. Hacía décadas que la industria especializada en este tipo de trabajos balleneros  había desaparecido y con ella las herramientas necesarias, por lo que el trabajo lo realizaron con sierras, hachas, cuchillos y motosierras. Lógicamente, la tarea resultó inútil y el tamaño del animal junto con el calor veraniego aceleró el proceso de putrefacción, originando un olor insoportable en todo el pueblo.

LAS NIÑAS DE LA FOTO
Vuelvo al comienzo. Hay bastantes fotos que inmortalizan el momento: el cachalote varado, el dictador con sus nietas o la foto de las tres niñas. Esta última siempre me ha resultado curiosa, quizás se deba a sus expresivas caras, como diciendo: “... pero, ¿qué hacemos aquí?”. La ballena se convirtió en un 'fotocall' y nuestras protagonistas que andaban por allí, terminaron formando parte sin querer de una de las fotos icónicas de la historia de Bermeo. Anton Perez (Motxela), familiar de las crías fue el autor de la foto. Hace unos días me puse con la tarea de saber quiénes eran, y después de varias consultas, por fin di con sus nombres, y aquí los tenéis: MARI CARMEN TORRE, EDURNE ZABALA y MIRENLUR ERKOREKA.

Toda esta rocambolesca historia terminó en nuestros ‘discos duros’ con una pequeña y famosa composición musical, con la que nos mofábamos del fascista.

“Agostuen hamabixen
Patxi (Franco) Bermiora etorri.
Agostuen hamabixen
Patxi (Franco) Bermiora etorri.
Ekarri,
Katxalotie ekarri.
Katxalotie ekarri.
Katxalotie... puf!
Artzan usteldute itxi!
Egidxe da, egidxe da neuk ikusiko delako...”

Fuente: Además del libro de Anasagasti sobre Bermeo en el que se recorre toda la historia. Hace unos años Josu Erkoreka también lo describió muy bien en su blog.

*Si os ha gustado pues ya sabéis a compartir ..., y entre todas y todos difundimos la historia de nuestro Bermeo.
(Tiempo de lectura: 2’18’’)


El dictador a su llegada a Bermeo

La 'nietísima' posando junto al cachalote
El cachalote a medio despiezar





Iruzkinak

  1. Maldita hemeroteca, aqui en el minuto 8, sale como recibieron los bermeanos a Franco !, les faltaba hacer palmas con las orejas!!! https://www.rtve.es/filmoteca/no-do/not-660/1483014/

    ErantzunEzabatu
    Erantzunak
    1. Es fácil hacer ese comentario desde el 2020. Hay que ponerse en 1963, en la contextualización de lo que suponía una dictadura que asesinaba, torturaba e impedía incluso el desarrollo de la cultura y lengua de un pueblo. El mayor desprecio que hizo nuestro pueblo fue que el cachalote terminó pudriéndose.

      Ezabatu

Argitaratu iruzkina

Blog honetako argitalpen ezagunak

CUANDO LOS FASCISTAS ENTRARON EN BERMEO

LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DE LA GUERRA CIVIL: BERMEO PUERTO DE PARTIDA

LA PLATAFORMA 'GAVIOTA': UNA BREVE HISTORIA