FORTÚN GARCÍA DE ERCILLA: "EL MÁS ILUSTRE HIJO DE LA VILLA DE BERMEO"

Ya lo decía el historiador Labayru cuando se refería a este personaje como el más ilustre hijo de la villa de Bermeo. Sin duda, estamos ante uno de las personas más importantes que han nacido en nuestra villa. Muchas y muchos os preguntaréis ¿quién es este hombre? y ¿por qué fue tan importante? Veamos...

Un poco de biografía

Fortún nació en Bermeo alrededor de 1494 en Bermeo y proviene de una próspera familia de comerciantes. Su abuelo, Juan Ruíz de Ercilla, fue el primer Ercilla del que tenemos constancia. Los Ercilla siempre estuvieron muy vinculados a los Reyes Católicos, así estuvieron presentes entre el selecto grupo de nobles vizcaínos que salieron a la muga a recibir la visita de la Reina Isabel al Señorío, en las luchas banderizas o como testigos firmando el Fuero Viejo de Bizkaia. El padre de nuestro Fortún, Martín Ruíz de Ercilla, fue uno de los principales actores en la construcción de la armada en Bermeo en 1493, que tenía que acompañar la salida del segundo viaje de Colón a América, si bien los planes cambiaron sobre la marcha, destinándose al transporte de Boabdil y su corte tras la rendición de Granada. Martín Ruíz de Ercilla y Arteaga se casó con María de Ermendurua, de esta forma se vincularon dos de los más importantes apellidos de la villa. De este matrimonio nacieron dos hijos: Juan de Ercilla, que sucedió a Martín en los negocios familiares y en la propiedad de la Torre Ercilla (hoy Arrantzaleen museoa), y nuestro Fortún, que como 'segundón' buscó otros caminos.

De Bermeo a Bolonia

Fortun salió de Bermeo alrededor de 1504, tal vez motivado por el incendio que destruyó la villa y la Torre de Ercilla. Su primer destino fue Salamanca donde continuó la formación académica que había iniciado con los Franciscanos de Bermeo. Posteriormente, en 1508, se desplazó a Bolonia donde ingresó en el Colegio de España, bajo la protección del Cardenal Cisneros. Este centro-fundación era sin duda uno de los mejores lugares de Europa para estudiar derecho. Nuestro Fortún no perdió el tiempo y en 1512 defendió su doctorado y se incorporó como profesor. Durante su estancia en Bolonia escribió libros de derecho de contratos, derechos privado romano y filosofía del derecho que contaron con mucha fama en la época y fueron reeditados varias veces en los siguientes dos siglos en Italia y centroeuropa. Su fama de brillante académico estaba extendida por todo el continente. Nuestro Fortún fue el primer vizcaíno en llegar a esta afamada institución, gracias a él, llegaron otros tres bermeotarras: Hernando Ochoa González de Butron, Xanti de Bilbao y Domingo Ortíz de la Chega. Los dos primeros estudiaron medicina, y Xanti de Bilbao llegó a ser médico de cámara de Carlos V y Felipe II. Por tanto, nos encontramos en menos de 10 años a cuatro bermeotarras en una de la más prestigiosas instituciones académicas europeas, un Bermeo con una importante impronta intelectual en este primer tercio del siglo XVI, !Lástima de incendio que sumió a Bermeo en el desastre!

Fortún y el emperador Carlos V

Nuestro Fortún fue ascendiendo así como su impronta política. Después de rechazar una oferta de los influyentes Medicci para ir a la Universidad de Pisa, decide acudir a la llamada del emperador Carlos V para actuar como jurisconsulto en las negociaciones que se estaban celebrando en Flandes. Tras esta experiencia, Carlos V lo incorpora a su equipo y lo envía a Castilla. Nuestro Fortún siguió interviniendo en cuestiones cercanas a su tierra. Así su participación como 'abogado' en una causa que enfrentaba al abad de la Colegiata de Zenarruza con el Obispo de Ciudad Rodrigo fue fundamental. Fortún vence al Obispo de Ciudad Rodrigo, obteniendo esta victoria una gran repercusión, tanta que podemos asegurar que gracias a la misma se terminaron las obras de parte de la iglesia y de la maravilla renacentista del claustro gótico. Finalmente, es confirmado por las Cortes de Castilla como miembro del Consejo de Navarra y regente de Navarra entre 1518 y 1525. Años muy complicados para la historia de Navarra. Tras su salida de Navarra, Fortún fue nombrado por el emperador miembro del Consejo de órdenes, caballero e la orden de Santiago, miembro del Consejo de Castilla y, por si fuera poco, miembro de las más reducida cámara del emperador, cargos en los que estaría hasta el día de su muerte. El nombramiento de Fortún como preceptor del príncipe Felipe, futuro Felipe II, ya nos da una idea de la confianza extrema que el rey teína en él. Finalmente la peste pudo con él, y murió en Dueñas en 1534.

Me dejo otros datos de su importante biografía en el tintero, pero me gustaría terminar con unas palabras de Mikel Mancisidor: "Fortún es el ejemplo más logrado, más elaborado, de conjunción, de unión, de síntesis, de dos tradiciones, de dos afluentes que se unen, la tradición que recibió de sus mayores y el renacimiento ya en su apogeo que conoció en Bolonia, dicho de otra forma, de la identidad foral y la universalidad humanística; dicho de otra forma, lo que aprendió en las aulas de Bolonia y lo que aprendió en las cocinas, comedores o fuegos bajos de la casa que aquí había".

Ya veis la relevancia de este bermeotarra universal, hijo del Fuero Viejo y del renacimiento. Sin duda, una de las mayores personalidades que ha dado nuestra villa. Siempre nos hemos centrado en su literario hijo Alonso de Ercilla pero ya os dais cuenta de la enorme importancia que también tuvo su aita.

Fuente: Sin duda, me he valido de la lección que pronunció Mikel Mancisidor en la Torre Ercilla para su ingreso como miembro del número en la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. Mila esker, Mikel!

La foto corresponde a un retrato que había de nuestro Fortún en el Colegio de España de Bolonia, destaca de forma notoria la cruz de la Orden de Santiago en su pecho.





Blog honetako argitalpen ezagunak

MADALEN EGUNA: ¿POR QUÉ VAMOS A IZARO EL 22 DE JULIO?

LA PLATAFORMA 'GAVIOTA': UNA BREVE HISTORIA

BAZTARRE Y LA ERMITA DE SANTA CLARA