CUANDO LA LEPRA LLEGÓ A BERMEO

No os asustéis, ya que en la Edad Media era algo muy normal y lógico tener una leprosería. Generalmente, se ubicaba fuera del recinto amurallado de la localidad y bajo la advocación de San Lázaro. Bermeo no fue ajeno a esta realidad. ¿Tenéis tres minutos? Dentro video...

El Hospital de San Lázaro
Desde un punto de vista histórico, cuando se usa el término ‘hospital’ se emplea para designar los lugares de recogida y refugio de pobres y peregrinos, más que para referirse a los centros asistenciales donde se practicaba la asistencia médica.
Posiblemente, este hospital de San Lázaro por las fechas que manejamos sea el primer hospital del que se tiene noticia escrita en Bizkaia, ya que el hospital de San Lázaro de Bermeo aparece citado ya en un privilegio dado en Burgos en 1345 por Juan Nuñez de Lara por el que “el capitán Arego obtuvo licencia para celebrar misa en el oratorio que había en el hospital de este nombre”. Las fuentes históricas no nos señalan el año exacto en el que fue erigido, aunque debemos suponer que debió de ser anterior a esta fecha. Posiblemente la podríamos situar entre el primer tercio del siglo XIII, cuando a Bermeo se le concede el título de villa y primer tercio del siglo XIV, cuando la villa cuenta ya un número importante de moradores y de actividad comercio-pesquera.


¿Pero dónde estaba este hospital?
El hospital de San Lázaro debió de estar adosado la ermita de Kurtzio o Santa Mañe, situada al borde de la calzada que salía hacia Gernika, y que en aquella época era la principal vía de comunicación de la población. Esta ermita estaba fuera del casco urbano, y por tanto extramuros, en el fondo de un pequeño golfo donde desemboca el río Almike o Amezaga, así como el pequeño riachuelo que procede de Kurtzio y que se denomina Zarreneko errekie o Kurtzioko errekie. De esta ermita de Kurtzio ya os haré una ‘píldora’ especial porque sin duda se lo merece, pero tened en cuenta que la antigüedad de esta ermita está muy bien documentada, ya que aparece descrita en las Ordenanzas de la Cofradía de Pescadores de 1353.

¿Con qué finalidad se fundó este hospital?
No disponemos del acta de su fundación por tanto no sabemos a ciencia cierta quién lo mandó construir ni con que objetivo; pero podríamos plantear dos posibilidades:
1) Atendiendo a la importancia que tenía la Cofradía de pescadores, y la utilización que realizaba del Altar de la Cruz, existente en la ermita de Kurtzio, puede que mandara fundar este centro asistencial para atender a sus cofrades (pescadores).
2) Esta segunda posibilidad me parece más probable, me refiero a la que la Orden de San Lázaro, como en otros puntos de Europa, hubiera erigido este hospital en las afueras de la que entonces era la principal villa de Bizkaia, con el fin de asistir a los vecinos de la villa y a los peregrinos que realizan el Camino de Santiago y que llegaban a la villa por mar.

Por otra parte, el nombre de San Lázaro nos indica claramente que debieron ser los leprosos los principales beneficiarios del centro. Tened en cuenta que entre los historiadores de la medicina se acepta que todas las instituciones asistenciales medievales colocadas bajo la advocación de San Lázaro y La Magdalena tenían la condición de leproserías. Todas ellas estaban situadas fuera de las villas para evitar el contagio del resto de la población. Con la desaparición de la lepra, desde finales del siglo XVI, estos lazaretos desaparecen y se destinan a asilos de ‘pobres, huérfanos y expósitos’.
En definitiva, nuestro hospital de San Lázaro presenta similares características a las de otros que se fundaron también bajo esa advocación en nuestro pequeño país: estar extramuros de la villa, cerca de un camino principal, además en nuestro caso a unos metros de la orilla del mar y disponer de una ermita colindante, en este caso Kurtzio.

La desaparición del hospital de San Lázaro
Sin duda, su existencia debió de ser muy irregular con períodos álgidos y de escasez económica. En cuanto a su desaparición os puedo aportar un dato. Intentando descubrir documentos medievales de Bermeo en la Biblioteca Nacional de Madrid, localicé un documento que aludía a una bula papal de Julio II de 1507 en favor de las iglesias y el hospital de Bermeo destruidos por el voraz incendio del 13 de diciembre de 1504. Por tanto, esta bula nos informa de la destrucción de este hospital y de la necesidad de ser reparado por su aporte asistencial principalmente en el hospedaje a los peregrinos que iban hacia Santiago.
Lo cierto es que en 1553 con la fundación del hospital de Sancti Spiritus, el hospital de San Lázaro es absorbido con todas sus pertenencias y bienes. En el siglo XIX, el edificio que fuera hospital, y que estaba anejo a la ermita de Kurtzio, se encontraba en estado ruinoso por lo que en 1881 se decide repararlo y darlo en arriendo. Finalmente, en 1972 se derribó este edificio anejo a la ermita, perdiendo para siempre los últimos vestigios de uno de los hospitales más antiguos de Bizkaia.

Como curiosidad, y reafirmando la antigüedad del lugar, os diré que en esta ermita de Kurtzio se encontraba una estatua que en la actualidad se conserva en el Arrantzaleen Museoa, y que nuestro Ignacio Arocena la describió con estas palabras: “(...) una enigmatica estatua de piedra blanca que representa, según se dice, a algún personaje real o mitológico de la antigüedad clásica. El personaje representado en esta enigmatica estatua está descabezado. Viste una túnica larga, de cuidados pliegues y recoge en el brazo izquierdo el extremo del manto que le cubre. Dos pequeños canes, cachorrillos de ancha lengua y flacas manos lamen cariñosamente el cuero de su calzado. Esta estatua, según me han dicho, se encontró, tirada en el suelo, en la ermita de Cristo (Kurtzio), que está en una plazuela a la que lleva un ramal que arranca cuesta abajo de la margen derecha de la carretera de Mundaka. Se la usaba antes, cuando aún tenía cabeza puesta sobre los hombros, como talismán propiciatorio de una buena pesca, sumergiéndola en el mar con una soga atada al cuello. Cuando la estatua, por lo que fuese, se resistía a desempeñar el oficio que le habían asignado, que era el de atraer a los peces, se le tiraba al suelo y se le castigaba con una buena tunda de palos y patadas. En realidad, todavía hoy se mira a esa estatua con un poco de recelo: se piensa, con cierto piadoso temblor, que no representa a un cristiano bautizado, sino a algún maldito pagano, lleno de herejías y de intenciones torcidas”. Además, otros historiadores nos aportan más información, datando esta escultura en el siglo XIV e identificándola con San Lázaro.

Fuente: Tenéis un artículo de A. Erkoreka en la revista Bermeo (1981); además de lo que nos cuentan ‘nuestros clásicos’: Zabala, Iradi o Arocena.

*Si os ha gustado pues ya sabéis a compartir ..., y entre todas y todos difundimos la historia de nuestro Bermeo.

(Tiempo de lectura: 3’41’’)




Hospital de San Lázaro junto a la ermita de Kutzio

Estatua de San Lázaro (Arrantzaleen Museoa)

Blog honetako argitalpen ezagunak

BERMEO EN EL PRINCIPAL MAPAMUNDI MEDIEVAL DE FRA MAURO

LA PLATAFORMA 'GAVIOTA': UNA BREVE HISTORIA

EL TESORO DESCONOCIDO DE MUNDAKA