LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DE LA GUERRA CIVIL: BERMEO PUERTO DE PARTIDA

En otras entradas ya os he intentado describiros el drama de la Guerra Civil, como por ejemplo con la construcción del tren con presos o la batalla de los bous en Matxitxako. Con esta entrada trataré de describiros la dramática evacuación al extranjero de una treintena de niñas y niños bermeotarras en marzo de 1937. No me gusta meterme en ‘jardines’, pero las continuas aberraciones que salen de la blanqueada ultraderecha española obliga a los que tenemos conocimiento de la historia de nuestro pueblo y, cierta responsabilidad educativa, a poner pie en pared, y respetando la dignidad de quienes lucharon por ella y con el poder de nuestra palabra, rompamos de raíz ese discurso neofranquista y fascista, inconcebible en cualquier otra parte de Europa.

¿PORQUÉ UNA EVACUACIÓN DE NIÑOS Y NIÑAS?
Como os imagináis uno de los principales problemas que plantea cualquier conflicto bélico es el de la humanización del mismo. En este sentido, una de las medidas que se adoptaron fue la evacuación de los no combatientes, especialmente de los menores de edad, mujeres y ancianos. Entres 1936 y 1937 cientos de miles de ciudadanos vascos, cántabros y asturianos, evacuaron sus provincias con el objetivo de salvarse de la guerra. Entre esas masas humanas destacaron las niñas y los niños. Para que os hagáis una idea, en marzo de 1938 se realizó un balance del número de niños evacuados, y se estableció que 31.104 niñas y niños habían salido de Euskadi hacia Francia, Inglaterra, Bélgica, la URSS, Suiza o Dinarmarca

BERMEO PUERTO DE SALIDA
En los meses previos a la caída de Bilbao, las evacuaciones de niños eran constantes. La ruta marítima de los refugiados se hacía en barcos de muy diversos tipos, desde mercantes hasta trasatlánticos como el Habana, o yates de lujo como el Goizeko Izarra, propiedad de los navieros Sota. En marzo de 1937 Bermeo se utilizó como puerto de salida de una expedición de niños vascos evacuados hacia Francia, 450 niños y niñas de entre 5 y 12 años, acompañados por 28 adultos. Se eligió el puerto de Bermeo porque sus aguas estaban libres de las temidas minas marinas. Dos destructores británicos, el Blanche y el Campbell colaboraron en las tareas, ayudados por el remolcador Arin-Mendi, situándose ante la bocana del puerto el mismo día de la evacuación, el 20 de marzo.
Desde el puerto, las autoridades municipales, responsables del Departamento de Asistencia Social del Gobierno Vasco y autoridades diplomáticas, supervisaron las tareas. Los destructores llevaron a los niños hasta Donibane Lohitzune (San Juan de Luz), desde donde fueron por tierra hasta Burdeos, y desde allí hasta el destino final en la isla de Oleron. Las crónicas periodísticas describen el drama de la despedida a su salida desde Bermeo.

EL DESTINO DE LOS NIÑOS Y NIÑAS
Es complicadísimo dar un número exacto sobre los niños bermeotarras evacuados al extranjero. Ahora bien, tenemos la maravillosa investigación realizada por Jesús Javier Alonso sobre los niños vascos evacuados al extranjero. Este autor ofrece un listado con unos 15.000 nombres (en este lista también hay varios centenares de niños procedentes de otras provincias norteñas). De ellos, unos 30 son bermeanos, que fueron a Bélgica, a Francia y a la URSS. Sin embargo, la cifra podría ser mucho mayor, ya que una parte de los niños citados por el estudio carecen, por desgracia, del dato referido a su lugar de residencia habitual en Euskadi.
Los niños de Bermeo fueron a diferentes localidades (Dinant, Duffel, Eprave, Watermael, Langres, Lens, Saint Christau, Saint Nazaire...) de Bélgica, Francia y URSS, y estuvieron con familias de acogida o a colonias escolares preparadas al efecto. A la tragedia del exilio se unía a veces la tragedia de verse separado de sus hermanos, debido normalmente a la diferencia de edad entre los niños.

Os adjunto el listado de los niños y niñas con su edad y destino:
ALCALDE, GREGORIA (11 años, Francia)
ALONSO ARNAIZ, VICTORIA (meses, Francia)
BADIOLA LAZAGA, EMILIA (8 años, Bélgica)
BADIOLA LAZAGA, FELIPE (12 años, Bélgica)
BADIOLA LAZAGA, MANUEL (9 años, Bélgica)
BASTERRECHE GARAVILLA, ANE M. (8 años, Francia)
BASTERRECHE GARAVILLA, JOSEBA (5 años, Francia)
BASTERRECHE GARAVILLA, JOSU (3 años, Francia)
BERECIARTUA ELORRIAGA, LUCIO (13 años, Bélgica)
BILBAO LASCURAIN, ALBERTO (5 años, Francia)
BILBAO LASCURAIN, JESÚS (8 años, Francia)
BILBAO OBIETA, PEDRO (6 años, Francia)
BILBAO URIARTE, JOSÉ MARÍA (14 años, Francia)
BILBAO URIARTE, MIREN EGUZKIÑE (meses, Francia)
BILBAO URIARTE, LORE (¿?)
CÁMARA ZULUETA, JOSÉ (11 años, Francia)
CÁMARA ZULUETA, MILAGROS (8 años, Francia)
CRESPO, JOSÉ (¿?)
CRESPO, ROSARIO (¿?)
EGUILUZ PÉREZ, ANDRÉS (3 años, Francia)
ELORDUY SAN MIGUEL, JESÚS (8 años, URSS)
ELORDUY SAN MIGUEL, JULIA (10 años, URSS)
GRADI BILBAO, EUGENIO (14 años, ¿?)
HORMAZA CASTAÑOS, JUAN JOSÉ (6 años, ¿?)
LARTITEGUI, GUILLERMO (11 años, Francia)
LARTITEGUI, Mª VICTORIA (3 años, Francia)
LASKURAIN BAXENETA, EUGENIO (8 años, Francia)
LASKURAIN BAXENETA, JOSÉ (10 años, Bélgica)
LASKURAIN BAXENETA, Mª LUISA (13 años, Bélgica)

Este listado que nos ofrece el historiador Alonso Carballés, no es sino una pequeña muestra de los centenares de niños y niñas que tuvieron que marcharse de la localidad. Algunos de los niños y niñas bermeotarras que partieron de la localidad tardarían años en regresar del forzado exilio, y otros nunca regresarían. Un ejemplo famoso es el de Nestor Basterretxea que partió al exilio con 12 años y no regresaría hasta 1952. Hay casos dramáticos, con el que sufrieron los hermanos Elorduy evacuados a la URSS y que se vieron inmersos en las penalidades de la II Guerra Mundial. Su juventud les libró de una participación activa en el conflicto. Los ‘niños de la guerra’ menores se vieron sometidos a traslados y a frecuentes penurias. Los dos hermanos Elorduy pasaron primero por la casa de niños de Obnisnkoye, marchando después a Saratov, y a Tbilisi. Jesús Elorduy, de un modo u otro, se vio atrapado en un mundo duro y hostil bajo las rígidas normas soviéticas. Fue uno de los niños desaparecidos en el Gulap soviético, junto a decenas de jóvenes. Muerto o ejecutado en el sistema carcelario estaliniano, Jesús es otro de los símbolos de la sinrazón de la guerra. Su hermana Julia, tras vivir en Jimki, regresaría a Bizkaia en 1956.

Fuente: He sacado las notas del imprescindible libro de Francisco Manuel Vargas Alonso: Bermeo y la Guerra Civil. La Batalla de Sollube. Otro de esos libros que debería de ser de lectura obligada en los centros escolares.

Las fotos que os dejo son un claro testimonio de la tragedia.

*Si os ha gustado pues ya sabéis a compartir ..., y entre todas y todos difundimos la historia de nuestro Bermeo.
(Tiempo de lectura: 3’17’’)










Iruzkinak

Blog honetako argitalpen ezagunak

CUANDO LOS FASCISTAS ENTRARON EN BERMEO

LA PLATAFORMA 'GAVIOTA': UNA BREVE HISTORIA