IZARO: EL TESORO DE BERMEO (2ª parte)

Tal y como os contaba... El 2 de mayo de 1422 tomaron posesión de la isla Fr. Martín de Arteaga, acompañado de Fr. Juan de Undabarrena, Fr. Lino de Albiz y Fr. Martín de Erkoreka. Además, para dar más solemnidad a la donación realizada por la villa, el mísmísimo papa Martín V en 1427 autorizó dicha donación (este precioso documento que se hallaba a finales del XVIII en el convento de Bermeo también desapareció).

¿QUÉ ADVOCACIÓN TENÍA EL CONVENTO? Y ¿QUÉ ESTRUCTURA TENÍA?
La mayor parte de los documentos de los siglos XVI al XVIII se refieren a este convento con los nombres de ‘Madre de Dios de Izaro’ o ‘Nuestra Señora de Izaro‘. En cuanto a la estructura del edificio original hay muy poca información, y nos tenemos que ayudar de las ruinas para realizar una reconstrucción del conjunto. De la primera iglesia construida en la segunda mitad del siglo XV, no tenemos noticias que nos hablen de su estructura ya que un ataque corsario la destruyó en 1596. Ahora bien, las visitas reales, las múltiples donaciones y el reconocimiento que recibió, nos hacen pensar en un precioso edificio con un importante patrimonio artístico en su interior.
A partir de esta fecha, hubo un proceso de reconstrucción que es lo que posibilita hacerse hoy en día una idea de cómo era la segunda iglesia que se reconstruyó. La iglesia tenía el ábside orientado hacia el Oeste, de sus paredes tan solo se conserva una de ellas con una pequeña ventada orientada hacia Bermeo. Por el resto de las ruinas se deduce que la iglesia se situaba a la izquierda del convento, en frente estaba el patio, con un espectacular pozo labrado en piedra, y alrededor del mismo se localizaban las estancias de los frailes. Posteriormente, hacia el Oeste, tras la iglesia, había otras dos salas que podrían corresponder a la zona de cocinas y servicios. Finalmente, bajando hacia la mar estaría el huerto.
A la iglesia se accedía desde la zona del embarcadero en el puerto natural de Izaro mediante una escalinata formada por 254 escalones, y desde el final de esta escalinata hasta la puerta del convento había una calzada de piedra de unos 200 metros.

¿QUÉ PASÓ DURANTE EL SIGLO XV?
La vida en Izaro era dura y los frailes se alimentaban de galletas, hierbas, peces o huevos de gaviotas. Asimismo, recibían numerosas limosnas de los arrantzales y marinos en agradecimiento a su ayuda por izar señales y encender fogatas. En los momentos más duros, se dice que los frailes ponían un lienzo blanco en la espadaña del convento para llamar la atención de las poblaciones cercanas para que acudiesen a socorrerlos. En 1438 se les concede un pequeño albergue en el hospital de Bermeo donde hospedarse cuando iba a tierra o donde recogerse cuando no era posible volver a la isla, aunque no está claro si finalmente se construyó. En 1496, el famoso Cardenal Cisneros redujo los claustrales a la disciplina de los observantes, en consecuencia en octubre de 1496 parte de los frailes de Izaro ocuparon también el convento de Bermeo con una fuerte oposición del pueblo, en algunos casos violenta, quedando finalmente los dos conventos bajo la disciplina observante.

¿PORQUÉ ERA VENERADO EL CONVENTO ENTRE LOS REYES?
Su ubicación inhóspita, el tipo de vida retirada, austera y recatada de los frailes provocó admiración y respeto, y extendió la fama del lugar por toda la península. En consecuencia diferentes reyes y reinas aprovechando su venida a Bizkaia a jurar sus fueros dotaron de múltiples donaciones y regalos artísticos al convento: Enrique IV (1457), Fernando el Católico (1476), Isabel la Católica (1483) que realizó una generosa donación para la construcción de la preciosa escalinata. Otros reyes no acudieron personalmente pero otorgaron importantes donaciones como Felipe II, Felipe III o la Isabel de Valois, mujer de Felipe II que regaló la tabla flamenca “La Virgen y el Niño” realizada por Quentin Massys, y que actualmente se encuentra en la Sala de Juntas de la Casa de Misericordia de Bilbao.

¿ATACÓ EL PIRATA INGLÉS SIR FRANCIS DRAKE LA ISLA?
Lo siento pero va a ser que no, ya que unos meses antes de este suceso había fallecido en la costa panameña. Por suerte tenemos documentos que narran y describen muy bien lo ocurrido. El domingo 1 de septiembre de 1596 una flotilla de corsarios franco-ingleses con base en el puerto francés de La Rochelle, intentaron asaltar Bermeo, pero la resistencia que hallaron fue tan importante que abortaron su propósito. Entonces, se centraron en Izaro, realizando importantes destrozos en el convento. Parece ser que estos piratas eran protestantes de ahí su ensañamiento con este convento católico. Por suerte, el guardián del convento, Fr. Juan de Zabala se ocultó en una cueva cercana (‘Fraillien kuebie’) y pudo salvar su vida y diferentes pertenencias del convento, peor suerte corrieron otros compañeros que fueron asesinados.

¿PORQUÉ SE ABANDONÓ EL CONVENTO?
Este ataque supuso la ruina del convento y la destrucción de sus instalaciones. Hubo una reconstrucción que finalizó con la edificación de una nueva iglesia de la que ya os he hablado anteriormente. A partir del siglo XVII las noticias de este convento empiezan a ser más escasas, la mayor parte de estas relaciones nos han llegado por el memorial escrito en 1646 por el Fr. Pedro de Loybe. Así, sabemos que en este convento de Izaro llegaron a vivir unos 20 frailes en sus mejores años. En 1630 se estableció en Mundaka un hospicio para los frailes de Izaro los días en los que la travesía hacia la isla era peligrosa. Recordad que estos frailes acudían a los pueblos de la comarcar a pedir limosnas. Parece ser que esta residencia se encontraba en la actual nº 5 de la Kale Nagusia, en la casa Kortaeta (en la actual lotería). A principios del XVIII, el estado del convento era lamentable, y en consecuencia el 17 de agosto de 1719 abandonaron la iglesia de Izaro para trasladarse al convento de franciscanos de Forua con la mayor parte de sus pertenencias, ya que otras se quedaron en la parroquia de San Nicolás de Bari de Elantxobe. Parece ser que después de esta fecha se mantuvo una ermita bajo la advocación de La Magdalena, ahora bien, no hay documentación histórica generada desde la propia ermita que corroboré a esta presencia. La Guerra contra la Convención (1793-95) o la Guerra de la Independencia (1813) originó la fortificación militar de numerosos islotes, entre los que se encontraba Izaro. Esta circunstancia pudo haber provocado la destrucción de dicha ermita.

En las fotos podéis apreciar: (1) Las ruinas de la escalinata construida con la donación de Isabel la Católica; (2) La tabla flamenca de “La Virgen y el Niño” del siglo XVI; (3) La Cruz Procesional del siglo XVI que se encuentra actualmente en el Museo Vasco de Bilbao; (4) Copia del cuadro de María Magdalena, en paradero desconocido.

Fuente: Sin duda, el libro: Izaro. Historia y tradiciones de A. Erkoreka, diferentes artículos de la revista Bermeo y el blog Madalenak eta Izaro de Aingeru Astui.

*Si os ha gustado pues ya sabéis a compartir ..., y entre todas y todos difundimos la historia de nuestro Bermeo.
(Tiempo de lectura: 3’52’’)

También puedes consultar otras píldoras relacionadas con esta historia: Historia de Izaro: 3ª parteMadalen eguna: Erdi Aroko jaiaFrailleleku: Erdi Aroko izena










Iruzkinak

  1. ¿Se sabe si se han realizado catas o alguna investigación arqueológica en el sitio?.

    En Lekeitio (Isla de San Nicolas o Garraitx) que es algo muy similar, si han hecho o están haciendo ciertas investigaciones in situ.

    Agurrak

    ErantzunEzabatu
  2. Hola Aitor! Sí, creo recordar que cierta intervención se realizó en los años 90. De todas formas, tienes toda la información a este respecto en el libro de A. Erkoreka: Historia de Izaro.

    ErantzunEzabatu

Argitaratu iruzkina

Blog honetako argitalpen ezagunak

CUANDO LOS FASCISTAS ENTRARON EN BERMEO

LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DE LA GUERRA CIVIL: BERMEO PUERTO DE PARTIDA

LA PLATAFORMA 'GAVIOTA': UNA BREVE HISTORIA