IZARO FILMS PRESENTA: BERMEO Y LA TORRE WINDSOR

En la convulsa década de los 70 y 80, las películas de la productora Izaro Films comenzaban con una cortinilla de imágenes de nuestra isla de Izaro y con un fondo musical pegadizo. Esta cabecera la veíamos en la tele o en los cines, y nos hinchaba el orgullo, y en unos años difíciles hacía internacional una parte importante de nuestro patrimonio. ¿Pero que hay detrás de todo esto? Dentro video...


La Familia Reyzabal
Los medios sitúan a esta familia como una de las más ricas del estado, pero sus orígenes comienzan en 1903 en Caleruega, pequeño pueblo del sur de Burgos, localidad en la que nació Julián Reyzabal Delgado, en el seno de una familia de campesinos. Siendo adolescente se mudó a Bilbao, donde empezó trabajando de botones y en la reventa de entradas; dinero que le permitió financiarse sus estudios posteriores de contabilidad. En Bilbao conoció a la que después sería su mujer, Milagros Larrouy Orive, hija de una acomodada familia bilbaína, y con quien tuvo siete hijos/as. A mediados de los años 30, se trasladaron a Madrid para trabajar él es una distribuidora y su mujer de taquillera. Pronto montaría su propio cine para proyectar películas. Fue el origen de un imperio que más tarde englobaría una treintena de salas, la productora Izaro Films, una línea de cosméticos que tuvo a Marujita Díez de imagen, una red de discotecas y una potente rama inmobiliaria en Madrid. Con todo, a finales de los 50, Reyzabal era dueño de varios de los cines, locales e inmuebles más glamurosos de Madrid. Entre 1955 y 1960, el patriarca fue dando puestos de responsabilidad a sus hijos a medida que se iban licenciado. Por lo que toca a nuestra píldora, la gestión de la productora y distribuidora Izaro Films, se la dejó al hijo mayor, José María. En 1978, con 76 años falleció Julián Reyzabal, antes de ver la inauguración de la joya de la corona de su imperio, la torre Windsor. Conservador, amante de la pelota vasca y profundablemente religioso, creó en Miraflores de la Sierra (Madrid), donde tenía su residencia de verano, la Gruta de Begoña, una especie de pasaje excavado en la roca, donde los Reyzabal construyeron una capilla presidida por la imagen de la amatxu de Begoña. En los últimos años, la familia se ha hecho mediática por los enfrentamientos judiciales por la herencia y por la actuación de la cantante Barei (Bábara Reyzabal), nieta del patriarca, en el Festival de Eurovisión de 2016.

La Torre Windsor: sede del imperio familiar
Dicen que la torre Windsor se construyó con los beneficios de Izaro Films, la productora que lanzó a Fernando Esteso y Andrés Pajares, pero también Marco Antonio y Cleopatra, con Charlton Heston, o trajo a España Rambo. Y así fue, aunque solo en parte. En 1979, cuando se inauguró la Torre Windsor, la familia dominaba ya un basto imperio inmobiliario, dueña de una línea de cosméticos, varias de las discotecas más punteras y conocidas de Madrid (la Xenon, la Victoria y la Cleofás) y una treintena de salas de cine repartidas por todo Madrid. Para vayamos al edificio... En 1973, el patriarca Julián Reyzabal sobre un solar comprado en los años 50, encargó esta mole de 106 metros a los arquitectos Genaro Alas Rodríguez y Pedro Casariego. Ambos lograron levantar estos 20.000 cuadrados de oficinas en seis años y pronto se convirtió en una referencia para otros edificios como la Torre Picasso, Puerta de Europa, Torre BBVA y Torre Europa, que llegaron después y que conformaron la milla de oro financiera de Madrid. Esta torre se convirtió en el cuartel general de la familia y como os imagináis era también donde se encontraba la productora Izaro Films. En extrañas circunstancias (y con varias teorías al respecto) la torre ardió totalmente la noche del 12 de febrero de 2005, aunque pronto  la familia salió de este 'bache' vendiendo el solar a El Corte Inglés por unos 400 millones de euros.

Izaro Films y la isla de Izaro
Esta productora y distribuidora cinematográfica Izaro Films S.A. la fundó Julián Reyzabal a principios de los 70, pero quien realmente la lanzó al estrellato fue su hijo Jose María Reyzabal a finales de los 70, cuando se convirtió en uno de los iconos del "cine de destape", representado principalmente en el trio Ozores, Pajares y Esteso. Pero ¿por qué utilizaba Izaro Films el logo de Izaro? Como ya os he comentado anteriormente, el patriarca de la familia comenzó en el mundo del cine en Bilbao, además se casó con una bilbaína, por lo que lo más probable es que atendiendo a la cercanía realizase alguna excursión hasta Bermeo y se quedase con la belleza de este enclave, eligiendo Izaro como logo para su productora. Esto no deja de ser más que una suposición, ya que he intentado localizar esta información pero no aparece por ningún sitio. Si alguien aporta más luz sobre la motivación que provocó la elección de Izaro como cabecera para esta productora, que nos lo diga. En 1997 la compañía dejó de operar pero nos dejó para siempre una cabecera que nos hizo internacionales.

Fotos: (1) Documental Izaro dirigido por Txuspo Poyo; (2 y 3) Cabeceras de Izaro Films; (4) Juán Reyzabal con Charlton Heston en 1971; (5) Imagen de la torre Windsor antes de su destrucción.

Fuente: En las hemerotecas de los periódicos hay bastantes referencias a esta familia. Además, tenéis también la película filmada por Txuspo Poyo. Izaro, que se presentó al Festival de Cine de Donostia y al Zinebi. Este curioso proyecto comenzó en el 2012 con una expedición a Izaro para enterrar una cápsula de tiempo que lleva un dispositivo de GPS para poder localizarla en un móvil.

Tiempo de lectura: 3' 53''

*Si os ha gustado compartir y difundir, y entre todas y todos hacemos más grande nuestro pequeño paraíso. 








Blog honetako argitalpen ezagunak

MADALEN EGUNA: ¿POR QUÉ VAMOS A IZARO EL 22 DE JULIO?

LA PLATAFORMA 'GAVIOTA': UNA BREVE HISTORIA

BAZTARRE Y LA ERMITA DE SANTA CLARA