EL MISTERIO DE LA IGLESIA DE SANTA EUFEMIA

Os tengo que confesar que me encanta ir a Santa Eufemia, tiene un encanto especial, quizás se deba a esa preciosa tumba yaciente que tiene entrando a la izquierda, o por su peculiar y misterioso nombre de Santa Eufemia. Vamos con esta ‘pildora’, creo que os va a gustar.

¿POR QUÉ SE LLAMA SANTA EUFEMIA?
El nombre de Santa Eufemia proviene de Santa Eufemia de Calcedonia (actual Turquía). Santa Eufemia era natural de Calcedonia y por rendir culto al Dios cristiano fue torturada hasta morir. Ahora bien, el motivo de su construcción lo podemos argumentar con dos posibles teorías:
1) La primera está más relacionada con la leyenda y el misterio. El culto a esta santa fue muy querido y promovido por la orden del Temple a lo largo de todo el siglo XIII. Carmelo Echegaray en su historia de Vizcaya nos describe que a finales del siglo XIX, esta iglesia y la colindante torre de Arostegui estaban separadas del pueblo y que todavía conservaban restos de pasadizos medievales. Además, hay diferentes conjeturas y leyendas históricas que vinculan a la huida de miles de templarios durante la primavera de 1314 desde el puerto de La Rochelle hacia algún puerto de la Península Ibérica. En su trayectoria un puerto de fácil acceso y con una relación directa desde La Rochelle era Bermeo. En aquella época, Bermeo era un próspero puerto con una amplia autonomía y con una importante vinculación comercial con La Rochelle. Tal era la vinculación, que quedó fijada en la toponimia del casco urbano, así el mirador y las escaleras que bajan del Torrontero hacia el puerto, recibían el nombre de “Rochela”.

2) La segunda teoría es la que vincula su construcción a la constante presencia vasca en la reconquista cristiana hacia Andalucía por parte de los reyes castellanos; y con forma de perpetuar la victoria se optase por poner su nombre, como por ejemplo con la conquista de Santa Eufemia de Córdoba por parte de Alfonso VII.

SUS ORÍGENES
No es fácil saber cuando se erigió esta iglesia, aunque creemos que se erigió poco después de la fundación de la villa por los términos en los que se pronuncia el privilegio de fundación. Por sus características arquitectónicas (gótico-ojival) parece que se construyó en el siglo XIII. Además, la primera vez que se cita con su nombre es a partir de un documento de 1297 (“Sepan cuantos esta carta de procuración vieren como nos, el Consejo e los alcaldes e los jurados de la villa de Bermeo, seyendo por pregón en la cámara de Santa Eufemia de este mismo lugar según uso e constumbre nuestro”). Siempre se ha venido llamando la iglesia del Puerto por su proximidad al mismo; además esta iglesia está ubicada precisamente en el castillo, castelum o Gaztelu que domina la entrada del puerto.

LA IGLESIA JURADERA
El Título I, Ley II del Fuero Viejo de Bizkaia la instituye como Iglesia Juradera. Tres son las iglesias juraderas en donde los Señores tenían que jurar la observancia y guarda de los Fueros de Bizkaia para poder ser titulares plenamente del Señorío de Vizcaya. Estas iglesias eran la de los Santos Emeterio y Celedonio de Goikolexea de Larrabetzu, la de Nuestra Señora Santa María La Antigua de la Casa de Juntas de Gernika y la de Santa Eufemia. Para el juramento los reyes debían colocarse sobre el arco de piedra que enlazaba ambas paredes del interior del edificio. Entre los reyes que vinieron y juraron los Fueros en Santa Eufemia destacan Enrique III, Enrique IV y Fernando el Católico e Isabel la Católica.

SU RIQUEZA ARTÍSTICA
La iglesia tiene 26 metros de largo por 12 metros de ancho. Es una iglesia pequeña debido sobretodo a su emplazamiento cerca del puerto y entre viviendas de pescadores. Os presento algunos datos artísticos a tener en cuenta:
1) Tanto las claves mayores como las menores de sus bóvedas están decoradas con motivos religiosos y rostros coronados. La decoración se extiende a las ménsulas sobre las que descansan los arcos formeros; aquí el motivo son cabezas humanas, contándose unas 23.

2) La mayor joya artística de la iglesia nos lo encontramos a la entrada de la iglesia a la izquierda, me refiero al sepulcro plateresco de los Mendoza con su estatua yacente. Este sepulcro pertenece al gótico florido. En su parte inferior se halla dividida en cinco recuadros con una rica ornamentación. El recuadro central de mayores proporciones encierra un escudo de armas sostenido por dos figuras de angelotes con tenantes. La estatua yacente por su minuciosidad es propia del Renacimiento y parece ser que pertenece a un soldado que perteneció a la familia de los Mendoza de Arteaga. Este mausoleo perteneció a la familia de Arostegi, que como sabéis era la familia de la torre que colindaba con esta iglesia. A partir de 1745 este sepulcro pasó a manos de los Mendoza.

3) La iglesia de Santa Eufemia ha llegado a tener dos capillas y siete altares. El más sobresaliente es el altar dedicado a San Pedro, con un retablo en arco lanceolado de estilo churrigueresco al igual que la mesa del altar donde se mantiene la tiara pontificia con las llaves entrecruzadas. De la imagen de San Pedro solamente se conserva su cabeza, aunque está representada de cuerpo entero. Parece ser que esta imagen estuvo colocada anteriormente en el altar mayor, siendo trasladada más tarde a esta capilla. Tanto ella como su retablo formaron parte del majestuoso altar que tenía este santo en la iglesia de Santa María de la Atalaya. En el retablo mayor destaca la imagen de Santa Eufemia, patrona de la villa.

4) En el muro exterior de la sacristía hay dos cabezas asimétricas y casi sin detalles anatómicos, de facciones de mujer ambas, coronada una con corona ducal, y con mitra la otra. Se conservan muy bien, y parece que son restos traídos desde la iglesia de Santa María de la Atalaya. Si las queréis ver estas figuras deberías de ir a la plaza de Gaztelu y fijaros en el muro exterior de la sacristía.

LAS OBRAS
A lo largo de la historia ha sufrido diferentes reformas, a finales del siglo XV o la de principios del siglo XVI, debido al incendio de 1504 que la deja muy dañada, y que malogró el templo original. A finales del siglo XVIII también fue restaurada, principalmente en cuanto a su fachada principal y a la construcción de una torre campanario. Diferentes obras se han producido también en los siglos XIX y XX. Finalmente, a principios del siglo XXI, se llevó a cabo una importante reforma que afectó a su interior y exterior, principalmente a la desaparición del antiguo pórtico recuperando de esta forma las vistas sobre la fachada principal y el acceso original desde Fraile leku.
Como curiosidad os diré, que tras la demolición de la iglesia de Santa María de la Atalaya, todas sus sepulturas fueron trasladadas a la iglesia de Santa Eufemia. Dada la cantidad de sepulturas, en 1791 se decidió construir un pequeño cementerio en el lado oeste del templo. Por cierto, la iglesia de Santa Eufemia fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1995.

Fuente: El mejor estudio que hay de esta iglesia lo realizó una persona a la que admiro muchísimo, me refiero a Manu Muñoa, “Apuntes sobre la iglesia juradera de Santa Eufemia”. Bermeo 2 (1982), pp. 327-349.

Las fotos: (1) Exterior de la fachada principal antes de la reforma de este siglo; (2) Interior de la iglesia a comienzos del siglo XX; (3) Rostros empotrados en el muro exterior de la sacristía; (4) Altar de San Pedro; (5) Mausoleo de los Mendoza

*Si os ha gustado pues ya sabéis a compartir ..., y entre todas y todos difundimos la historia de nuestro Bermeo.

(Tiempo de lectura: 3’46’’)










Iruzkinak

Blog honetako argitalpen ezagunak

CUANDO LOS FASCISTAS ENTRARON EN BERMEO

LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DE LA GUERRA CIVIL: BERMEO PUERTO DE PARTIDA

LA PLATAFORMA 'GAVIOTA': UNA BREVE HISTORIA