EL CLAUSTRO DE SAN FRANCISCO: OTRA MARAVILLA GÓTICA

Todavía recuerdo cuando le acompañaba a ama o a amuma a realizar las compras al mercado (‘plaza’). Fuera, en Taraska estaban todos los puestos itinerantes (ropa, zapatos, pájaros, discos, etc.), y dentro en el convento estaban los puestos permanentes. Flipaba con la mezcla de olores: pescado, carnes, flores, verduras...; pero lo que más me alucinaba era la estructura, las raras columnas o las figuras en relieve que poseían, o cuando afilaban esos largos cuchillos de pescado con los laterales de las columnas de arenisca. Todo era alucinante. Años más tarde tuve la suerte de que Ignacio Arocena me lo explicase. Dentro video...

EL ORIGEN
El convento de San Francisco es no solo el único convento de época medieval que se conserva en Bizkaia, sino también el más antiguo. El convento fue fundado el 30 de enero de 1357 por los Señores de Bizkaia, el conde Don Tello y Doña Juana de Lara, y dotado de los bienes, tierras, casas y diezmos pertenecientes hasta entonces al monasterio de Santa María de Albóniga (Almike). El terreno otorgado al convento en esta fundación se ubicaba en la zona de mayor actividad económica y mercantil: extramuros de la Villa, junto a la puerta de los Ferreros, en la zona donde se trabajaba el hierro y se construían las naves. El claustro de San Francisco se puede fechar, tanto estilísticamente como documentalmente, dentro de la segunda mitad del siglo XV, anterior al incendio de la villa en 1504 y posterior a la fecha de donación de 1357. Por su estilo se supone que estaría inspirado en el claustro del convento de San Francisco de Vitoria, construcción de los siglos XIV-XV. Su construcción se debe a toda una lista de benefactores locales, entre los que destacaron Juan Sáez de Gerrikaiz, Juan Martínez de Zaldibar o Juan Alonso de Butron y Muxica, este último sin duda pieza decisiva para la estabilidad y acabado de las obras del convento e iglesia.



DESCRIPCIÓN DEL CLAUSTRO
Paralelo al eje del templo discurre el edificio conventual, adosado a su magnífico claustro, que constituye, sin duda, el elemento más destacable de todo el conjunto. Es una obra de sillería arenisca, que define un rectángulo de 14 metros de lado flanqueado por galerías de 3,85 metros de profundidad. Estas se abren al patio central mediante arcos apuntados moldurados sobre pilares fasciculares que presentan tres columnillas hacia el interior de los arcos y dos o tres columnillas hacia el patio, apoyados sobre ménsulas. Estas ménsulas de sección octogonal presentan decoraciones variadas: en algunas de ellas se representan escenas relacionadas con la vida conventual (fraile rezando, fraile músico flanqueado por dos cantores, fraile predicador y tres monjes) y otras, las ubicadas en la zona de ingreso, muestran escenas de animales cazando o luchando (elefante sobre castillete atacado por fieras). Este tipo de decoración, interpretación ruda del estilo hispano-flamenco, lo relacionaría con el claustro navarro de la Oliva, o, por los motivos, con los claustros como el de San Juan de los Reyes de Toledo.

EL MERCADO
A lo largo de todo el siglo XIX, y principalmente como consecuencia de la Desamortización de Mendizabal, en 1843 todo el Convento de San Francisco pasó a manos del Ayuntamiento de Bermeo que acondicionó diferentes estancias en los locales conventuales para escuelas de enseñanza primaria y naútica, cuartel, juzgado, cárcel, hospital, correos, etc. Aunque a finales de siglo los frailes regresaron de nuevo a Bermeo, algunas de las estancias siguieron teniendo un uso municipal. Así, en 1929 una muy poco acertada disposición municipal convirtió en mercado público de abastos el claustro gótico. A partir de 1982 se inician los contactos entre la orden y el ayuntamiento para intentar llegar a un acuerdo sobre la propiedad de los terrenos y edificaciones en litigio. Finalmente, en 1996 se firmó el acuerdo base que subrayaba los puntos básicos: el convento antiguo pasaba a poder y disposición de la orden junto con la iglesia, y el resto de la zona se convertiría en parque público (el futuro Erreten). Además, por medio de este acuerdo el Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Bizkaia se encargarían de recuperar técnica y patrimonialmente el edificio. Finalmente, en el año 2000, y casi setenta años después, el claustro fue inaugurado recuperando para todas y todos, una de las maravillas del gótico vizcaíno.

Como curiosidad os diré que en el año 2006 se pusieron en la parte interior del claustro, alrededor del pozo, unas estelas donadas por el bermeotarra Néstor Basterretxea.

Fuente: Ángel Uribe (2000). San Francisco de Bermeo. Bilbao: Doniene.

Fotos: (1) El claustro e iglesia después de las inundaciones de 1983; (2) La primera fotografía del convento a principios del siglo XX; (3) El claustro como mercado de abastos; (4) Obras de rehabilitación del claustro; (5) Decoraciones de las ménsulas; (6) El claustro hoy en día con las estelas de Néstor Basterretxea.

Además, os dejo un vídeo de 1995 donde se puede apreciar el claustro como plaza: https://www.facebook.com/marian.beitia/videos/896288947235795/

*Si os ha gustado pues ya sabéis a compartir ..., y entre todas y todos difundimos la historia de nuestro Bermeo.
(Tiempo de lectura: 2’54’’)


















Iruzkinak

Blog honetako argitalpen ezagunak

CUANDO LOS FASCISTAS ENTRARON EN BERMEO

LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DE LA GUERRA CIVIL: BERMEO PUERTO DE PARTIDA

LA PLATAFORMA 'GAVIOTA': UNA BREVE HISTORIA