XIXILI SE NOS ESTÁ MURIENDO

La idea principal que tenía para esta píldora era contaros la historia del peine de Xixili, pero el otro día cuando me encontré delante de ella, y vi el lamentable estado en el que se encuentra, decidí cambiar mi idea original y darle un tono de SOS a esta píldora. ¡Xixili, se nos está cayendo literalmente! y es que han pasado ya más de 40 años desde su inauguración sin ningún tipo de intervención. El rigor al que está expuesta por su emplazamiento y los dañinos excrementos de las gaviotas hacen el resto del trabajo. Me resisto a verla así a una de las banderas icónicas de Bermeo: la que saluda silenciosa a los que acceden a nuestra villa por mar, la que simboliza a la mascota de nuestros Andramaris, la que representa esa foto al amanecer rojizo que tenemos todos en la retina y ¡Cuántas cosas más! Estoy convencido que una mínima, y repito, una mínima intervención pondría a salvo este monumento; y además podríamos aprovechar para completarla con uno de los elementos con los que se inauguró: su peine. Esaten dalez..... zaindu maite duzun hori!

Estado actual de Xixili

A simple vista y con pocos conocimientos en restauración os puedo describir su aspecto exterior. El material con el que está realizado el monumento no es el mejor, ya que se trata de una estructura de ferralla metálica recubierta de hormigón. Este tipo de estructura tiene una caducidad temporal breve por lo que es necesaria una intervención cada cierto tiempo, de lo contrario ocurre lo que tenemos ahora mismo. La muñeca y el antebrazo de la mano derecha están literalmente destrozados y con riesgo de caerse en cualquier momento. A la mano izquierda le falta uno de los dedos y otro está con la ferralla a la vista. Los pies palmeados están también en muy mal estado, notablemente desgastados, con ausencias y con las ferrallas de hierro que refuerzan la escultura al descubierto. Alrededor de la escultura y en el suelo, hay porciones pequeñas de cemento desprendidas del pedestal. A continuación tenéis una imagen del brazo.

Un poco de historia

Sin duda, en el extremo del dique de Lamerapunte contamos con uno de los iconos de Bermeo, gure Xixili. En otra entrada sobre nuestra lamia, ya os adelanté algunas pinceladas sobre su historia. Hoy quiero daros a conocer una pequeña y curiosa historia sobre uno de los elementos referenciales del monumento, su peine.

Cuando el 23 de agosto de 1980 se instaló sobre el pedestal la estatua de Xixili, con sus casi 3 metros de alto y sus 4 toneladas, ninguno de sus cinco promotores, De la Torre (arquitecto), Jesús Axpe (médico), Pedro Etxebarria (químico), Javier Rodríguez Marquina 'Barón de Oña' (jefe de puertos) e Iñaki Markaida (fotógrafo), ni la de su artífice el escultor getxotarra José Luis Fernández Butrón, pudieron imaginarse lo que ocurriría con esta emblemática obra. La idea fue instalarla en Lamiaran, un lugar muy relacionado con uno de los lugares temidos por los arrantzales de Bermeo cuando pasaban frente al mismo, perpetuando las leyendas de laminak de esta zona mediante la colocación de una escultura que representara a este personaje de la mitología vasca. La elección de esta zona no fue sencillo porque como sabéis el muelle de Errosape es oficialmente terreno de Mundaka, pero tras valorar los pros y los contra, finalmente, y por suerte para tod@s se ubicó al final de este muelle. Sí, Xixili es muy nuestra pero para los que no lo sabíais, físicamente está en Mundaka. En cuanto a la financiación, la mayor parte la puso Puertos de Vizcaya y una pequeña parte la Cofradía de Pescadores de Bermeo.

El escultor eligió una cara local, tomando como modelo a la bermeotarra Begoña Iraundegi Astorkiza; y diseñando la escultura con tronco, brazos y cabeza de mujer y el resto de pez con pies de pato. Una de sus manos señala a la mar, que es de donde procede; y en la otra mano tenía un precioso peine de acero inoxidable. Sí, he dicho bien un peine. ¡Quedaros con este dato!. Por tanto, estas tres características: cara reconocible y bermeotarra, cuerpo de mujer y pies palmeados, las decidieron para diferenciarla de otras sirenas.

¿Por qué Begoña Iraundegi?

El escultor quería que el rostro de Xixili fuese local, femenino y con una clara fisonomía en su rostro de la mujer bermeana. A comienzos de los años 80, nuestra protagonista contaba con ese perfil acompañado de una larga melena rubia. Iñaki Markaida tras ponerse en contacto con ella, le ofreció este encargo. Begoña aceptó y después de varias jornadas fotográficas en diferentes entornos de la villa (puerto, rompeolas...), este reportaje terminó en el taller de José Luis Fernández Butrón. Las fotos del rostro Begoña se revelaron en grandes dimensiones para facilitar el trabajo del escultor. Como podéis observar en las fotos el parecido es más que razonable. A este respecto, tengo que señalar que el resto del cuerpo no corresponde con nuestra Begoña sino con la imaginación de nuestro artista. Así, me lo ha trasladado nuestra protagonista.

¿Quién es José Luis Fernández Butrón?

Nació en Bilbao el 15 de agosto de 1933, aunque este escultor es Getxotarra de adopción. En un breve esbozo, os puedo decir que estudió en Bilbao, y en la Escuela de Artes de Barcelona, donde su profesor fue Josep Clarà, discípulo a su vez de Rodin. De vuelta, trabajan en la fábrica de cerámica industrial al mismo tiempo que Oteiza, que era el encargado de dicha empresa. Por tanto, estamos ante otro de los referentes de la escultura vasca del siglo XX, y completa la nómina de los ilustres escultores y arquitectos que han trabajado en nuestra villa a lo largo del siglo XXEsta semana he vuelto a hablar con el escultor Butrón  y aunque no se encuentra bien de salud, es mencionarle a nuestra Xixili, y se le cambia el tono de voz, y vuelve mostrar su pesar por ver una obra suya en este estado, y es que todo artista merece que su obra perdure en unas condiciones dignas.

Características del monumento

El pedestal es de mármol granulado rojo de Ereño. En el mismo se representan tres figuras abstractas de tres caras de arrantzales angustiados. Tiene un peso de 7 toneladas y una altura de 3,50 metros. En cuanto a la figura es de piedra molida blanca con estructura interior de ferralla, revestida de un tratamiento de silicona específicos a la resistencia y conservación ante salitre e intemperie. Representa a una lamia despidiéndose de los arrantzales. Tiene un peso de 4 toneladas y una altura de 3 metros.

El peine

Cada vez que pasáis por la bocana, y la miráis, os daréis cuenta de un pequeño detalle, a la mano derecha que descansa sobre su melena le falta algo. ¡Eso es! Le falta el peine. Cuando en el verano de 1980 se inauguró la obra, contaba con un color blanco inmaculado y al final de su mano izquierda había un hermoso peine de acero inoxidable. La obra completa duró poco, ya que al cabo de unas pocas semanas el peine desapareció. ¿Qué habrá sido de este icónico referente? ¿Aparecerá algún día?

Elementos adyacentes a la estatua

Detrás de la estatua hay dos placas. En la primera, de autoría anónima pone: "Monumento erigido en recuerdo de las lamias que frecuentaban estos lugares y le dieron su nombre"; y en la segunda placa, hay un bertso de Baserri: "Bermeo'ko lamiak / ez dagoz aztuta / emendik yoaten ziran / atseden artuta / gure aurreko zarrak / gaur gomutatuta / leku onen izena / lamiaren punta". Además, la firma del escultor aparece sobre en un frontal del pedestal y en la parte inferior de la estatua. Además, en la parte frontal de la estatua aparece la inscripción grabada: "Bermeoko Lamia".

La estatua se colocó sobre un pedestal de 3,50 de altura y de 7 toneladas, que representa tres cabezas de sendos pescadores con la boca abierta, ahogándose en la mar, en recuerdo de la leyenda que suponía que las lamiñak de Lamiaren bajaban a las rocas de Lamerapunte, atraían, enamorándoles, a los pescadores que salían o volvían de faenar y, cuando les tenían en sus brazos, les llevaban a Ogoño y allí les ahogaban. Os tengo que confesar, que es uno de los elementos que más me cautivan de esta obra, parecen moais pidiéndonos auxilio. Son dos rostros hacia delante y uno hacia la parte de atrás. Impresionan.

Espero que os haya gustado y que toméis conciencia del lamentable estado en el que se encuentra Xixili. Así mismo, espero y deseo que se pueda realizar la necesaria restauración cuanto antes; de lo contrario el fatal desenlace se nos puede presentar cualquier mañana. Con todo, me consta que ya hay diferentes movimientos desde la alcaldía para llevar a cabo una intervención en el contexto de las obras que comenzarán en esa zona del puerto. Me imagino que no es sencillo porque hay que tratar con diferentes entidades: Puertos del Gobierno Vasco, el Ayuntamiento de Mundaka, etc.; pero estoy convencido que una vez más sabremos poner en su justa medida el valor del patrimonio de nuestro pueblo.

Fuente: Os dejo un video que hizo en 2015 Xabier Ortuzar (Guzan) y os invito a que lo veías y escuchéis al escultor José Luis Butrón. Esta semana he vuelto a hablar con él. Sigue sin querer venir a Bermeo, no puede ver su obra en el lamentable estado en el que se encuentra.

Esker onak: Iñaki Markaida, Unai Gotia, Begoña Iraundegi, Juanan Fernández eta Unai Bilbao. Mila esker!!!! Bereziki, Iñaki Markaidari argazki guztiak bidaltzearren, bere laguntza barik ezinezkoa izango zen pildora hau egitea.

Tiempo de lectura: 3' 56''

 *Si os ha gustado compartir y difundir, y entre todas y todos hacemos más grande nuestro pequeño paraíso. 

Estado de los dedos (con ferralla a la vista) de la mano izquierda

Ausencia de dedo y ferralla de la mano izquierda

Mano izquierda, melena y ausencia del peine en la mano derecha

Otro plano del lamentable estado de la mano izquierda y ausencia de peine en la mano derecha

Ausencia de fragmentos en las aletas y presencia de la ferralla

Plano lateral

Las siluetas de los tres marineros gritando en el pedestal (dos hacia delante y uno en la parte trasera)

Las siluetas de los dos marineros en la parte delantera del pedestal

Firma del escultor Butrón en la base del pedestal

Bertso de Basarri 

Inscripción anónima

Plano lateral de Xixili

Plano frontal de Xixili

Plano trasero de Xixili

Plano fronto-lateral de Xixili, en la parte frontal se lee: "Bermeoko lamia"

Begoña Iraundegi (1979, Foto de Iñaki Markaida)

Imagen del rostro de Begoña Iraundegi utilizada para realizar  el rostro de Xixili (1979, Foto de Iñaki Markaida)

Estatua de Xixili en el taller del escultor Butrón

Foto de Begoña junto a la estatua de Xixili en el taller del escultor

Todos los artífices de la obra en el taller del escultor Butrón, junto con Iñaki Markaida, Javier Rodríguez Markaida, entre otros.

Xixili con su color original (1980)

Xixili con el peine en su mano derecha (1980)

Begoña posando, al fondo el escultor trabajando en la obra (1980)

El escultor Butrón poniendo el peine (1980)
Fotos del rostro de Bego en el taller del escultor

Los artífices de la obra en barco (Pedro Echevarría, don Emilio (el médico), Eugenio Bengoechea (?), Iñaki Markaida, Jesús Axpe y el escultor José Luis Butrón), al fondo Xixili concluida (1980)



Iruzkinak

Argitaratu iruzkina

Blog honetako argitalpen ezagunak

¿CUÁNTO SABÉIS SOBRE SAN JUAN DE GAZTELUGATXE? 13 PREGUNTAS CON RESPUESTAS

LA PLATAFORMA 'GAVIOTA': UNA BREVE HISTORIA

BOU BIZKAIA: MÁS QUE UN NOMBRE